martes, 15 de marzo de 2011

DANGER, DANGER! ALERTA NUCLEAR

Otro 11 de marzo de luto. Hace siete años quedó marcado nuestro país con el brutal atentado en los trenes de Atocha. (Algo que no podremos olvidar jamás).

Este 11 de marzo a las 3 menos cuarto, hora local japonesa, la Tierra agitó sus entrañas en la isla del lejano Oriente, con una intensidad de 9 en la escala de Richter, un tremendo seísmo que abrió las puertas del infierno, y que ha focalizado la atención de todo el mundo: Las placas tectónicas asiática y americana se friccionaron y el caos se presentó en la superficie.

Este terremoto apocalíptico ha sido la primera catástrofe de una cadena a priori inimaginable. Fue mucha casualidad que además del terremoto hubiera un tsunami, y que éste arrasara con todo , incendiando con la virulencia que lo hizo la central nuclear de Fukushima, punto crítico en toda esta situación. La ley de Murphy se cumple siempre, y las fatalidades nunca llegan solas.

Y es que al temblor inicial le siguieron unas réplicas (más de 100 en apenas 4 días) de una magnitud nada desdeñable, el más pequeño de 6. Pero el peor de los escenarios que podía darse, se ha dado; la enorme ola de más de 10 metros se adentró en los pueblos costeros arrasando con todo cuanto lo que se encontró a su paso:

Casas y coches engullidos por la fuerza del agua, inundaciones con incalculables daños materiales a las que se sumaron miles de personas asoladas por el terrible tsunami , víctimas de una virulencia de la naturaleza que ha dejado destrucción por todas partes. Pasarán de 10.000 los fallecidos.

La Tierra actúa sin preguntar, azotando a este planeta que habitamos, y donde a veces vivimos de espaldas a él, cometiendo excesos y barbaridades , que nos pasarán factura .

La gravedad del incendio en la central nuclear de Fukushima crece por momentos, la emergencia nuclear tiene grado 5-6, sobre 7. Varios reactores tienen que ser refrigerados , están intentando ser sofocados por técnicos ingenieros, bomberos, auténticos héroes de esta terrible realidad, con fugas radiactivas, de cesio y iodo,por el momento, nubes que se dirigen a poblaciones poniéndolas en peligro.


A toda costa lo que se pretende es bajar la temperatura del núcleo donde hay plutonio, más peligroso que el uranio que hay en los otros reactores. Son varios ya los contaminados en los trabajos en la central.


Se están jugando su vida por el bien de una nación. El carácter japonés prima lo colectivo sobre lo individual, predomina el sentido del honor como los samurais.


Las autoridades han evacuado a la población en un radio de 30 kms. .Los países europeos ven escasa esta distancia y a sus compatriotas les invita a alejarse entre 80 y 120 kms. Y es que visto desde Europa se habla de otro Chernobyl, esta vez por un hecho externo, pero que puede tener unas consecuencias superiores a aquellas, incluso se habla de una potencia de 500 veces la bomba de Hiroshima. El control de la nuclear es lo prioritario.


El éxodo hacia el sur escapando de una muerte invisible no está siendo histérica como podría parecer. Es algo que llama poderosamente la atención en estas latitudes : la educación y el orden que están teniendo con la carestía de petróleo en las gasolineras o el desabastecimiento en las tiendas, donde no hay ni saqueos, ni robos.


La economía japonesa se verá resentida considerablemente en los próximos meses, quizá años.

El yen se ha apreciado, por lo que las exportaciones caerán, pero saldrán adelante.

Son gente responsable, trabajadora y consciente de su historia (esa Segunda Guerra Mundial), que se esforzará por volver al lugar que tenía antes del 11 de marzo: tercera economía mundial, la sociedad más tecnificada del mundo.


Hoy con recortes energéticos que aún no llegan a la capital, aunque Tokyo se ha solidarizado y está consumiendo menos, como la casa del Emperador. Un gesto que allí tiene su peso.


Cuando el terreno parecía allanado para construir nuevas centrales en Europa, ha vuelto a cerrarse la puerta ante la previsible hecatombe que puede ocurrir a 10.000 kms de aquí.Angela Merkel se ha echado para atrás ante una convocatoria electoral y que la puede restar votos.


Aquí Garoña, Cofrentes, y los almacenes de residuos radiactivos que estaban en el tapete tienen todo en su contra en este momento.


¿Estaríamos dispuestos a reducir en un 15- 25% el consumo energético y prescindir de la energía nuclear visto los inconvenientes que pueden llegar a ocasionar?

Volveremos a la vela y el candil, la manta y el brasero, y así no gastaremos más de la cuenta.


Pero estamos cautivos, dependemos , en este primer mundo, de la electricidad para todo. ¿Tomaremos conciencia o será un susto pasajero, olvidado en unas semanas? ¿ Nos habrán dicho la verdad tanto la autoridad japonesa como los medios de comunicación o se habrán callado la mayor?


Éste es el peor Godzilla hecho realidad, un dantesco panorama.

No hay comentarios:

Comparte estos retales