martes, 5 de mayo de 2009

VÍSPERAS ¿DE QUÉ...?

Resulta increíble!Ya 34. Muy fuerte! ¿Cómo puede ir la vida tan deprisa? No hay momento para reflexionar, para asentar los pasos que vamos dando, para fijar lo aprendido, o desaprender lo prescindible. La espiral vertiginosa sigue su curso, este último tramo, ha sido algo accidentado, con frenazos importantes, pero que me hace tomar impulso para afrontar días contrariados y seguir estando aquí en la brecha, siguiendo un camino no de rosas, precisamente, o quizá sí, pero sólo he visto las espinas hasta la fecha.

Ya pasé mi particular calvario, y seguir en la senda llena de retos inciertos, en tierras ignotas, es lo que toca; no dejará algún día de ser bonito.Ya va siendo hora. Aunque a veces la nostalgia zarandea mis cimientos y me lleva de nuevo a la edad de la inocencia, turbándome, recordándome que una vez conocí la felicidad, y lo dramático de querer vivir lo vivido, encontrar lo perdido, volver al lugar donde todo tenía sentido, no es. Debe seguir en ese rincón del alma, permitiéndome recuperar las piezas del ayer, que ya no encajan, pero que son fundamentales en mi rompecabezas.

Lo de seguir unas pautas, instrucciones, reglas, no va conmigo, apesar de la apariencia: Soy indomable, inconformista, no quiero seguir la corriente que lleva al rebaño: casarse, tener hijos,... pero a veces, parecen tan felices! Ilusiones varias! Yo soy una rara avis, siempre a mi bola, en mis trece, con mi mundo alternativo. Y no por eso debo ser estigmatizada, pero si es así, ya no me afecta. Ya no.

Quizá este es el momento para osar ser, metamorfosearme de una vez, pero la lucha en la crisálida sigue siendo feroz. La mariposa pide paso. Lo hermoso está por llegar¡ Seré capaz de dejarla salir!

¡Muchas felicidades, Pericopín! Bienvenida al resto de tu vida.







No hay comentarios:

Comparte estos retales