miércoles, 3 de diciembre de 2008

UN SABER PERDIDO


En la legendaria Biblioteca de Alejandría, una de las maravillas del mundo antiguo, se estima que había cientos de miles de manuscritos que fueron arrasados por las llamas en varios incendios: uno atribuido a Julio César( Imperio Romano), y otro, años más tarde destruyeron en su totalidad la cultura de una civilización enigmática hoy. Y es que en ella se compilaba la sabiduría conocida hasta entonces , todo el conocimiento y memoria del mundo antiguo. Los mayores depositarios fueron los griegos con aportaciones en diversas disciplinas: física,medicina,biología,astronomía,matemática,literatura,etc, siendo estos contenidos hechos cenizas y ,por tanto, borrando sus huellas y sus valores intrínsecos.
Los libros siempre han amenazado a los que pretenden el poder, son uno de sus mayores enemigos. Porque lo que quieren es manipular a las masas a su antojo, con sus doctrinas, sus visiones, censurando cualquier cosa que pueda retirarles de su posición. Quieren mantenerse a toda costa y estas acciones crematísticas se lo facilitan, aborregando y alienando a esas sociedades, faltas de libertad.

Con este proceder de quema de libros lo que persiguen no es sino la oscuridad del saber, como ocurrió más tarde en la Edad Media,y en otros tiempos no tan lejanos. Todo pensamiento impreso, (o no, como ideas innovadoras,"peligrosas") que dificulte los objetivos de estos poderes es aniquilado, eliminado.
De haber sobrevivido este incalculable reducto, el mundo nos hubiera llevado quizá por otros derroteros, evolucionando por otros rumbos, descifrando un mundo más fascinante. Probablemente no estaríamos en este aquí y ahora.

Parece que el saber si ocupaba lugar.

No hay comentarios:

Comparte estos retales