sábado, 14 de marzo de 2009

ACTOS SOLIDARIOS

Ser donante es ser humano, ser generoso con el próximo, es una decisión voluntaria que supone un bienestar para un semejante que está en una situación sanitaria desesperada. Es un acto altruísta que puede llevar a otro a vivir, a un mejor vivir.
España es uno de los países del mundo que más donaciones tiene a lo largo del año de todo tipo: de órganos, de tejidos, de médula.

Los principales órganos que se pueden donar son el riñón, el hígado, el corazón, el páncreas y el pulmón. Pero también se trasplantan tejidos como la médula ósea, los huesos, las córneas y las válvulas cardíacas.

Asímismo también óvulos, semen,( necesarios para ayudar a personas esteriles por fecundación in vitro),sangre( tan necesaria para transfusiones de cualquier intervención quirúrgica).

Existen magníficos profesionales facultativos que realizan un trabajo ejemplar. Sin embargo, el trasplante de un órgano puede transmitir el VIH, las hepatitis B y C, bacterias, hongos, parásitos y distintos tipos de cáncer. Esta transmisión de una enfermedad a través del órgano de un donante puede producir la muerte del receptor.
Por ello, es indispensable introducir medidas seguridad y vigilancia en todas las etapas del trasplante para mejorar la calidad y la seguridad de los órganos. Se les debe someter a un análisis de la relación entre el riesgo y el beneficio para poder ser donados a un receptor adecuado.
Se trata de definir los riesgos que puede correr el receptor .

El aumento del número de donantes no reduce automáticamente la duración de las listas de espera ni el número de pacientes. La demanda aumenta con mayor rapidez que las donaciones.
Factores culturales, ideales religiosos, sociales e históricos de cada país, así como a las características organizativas de su sistema de donación y los aspectos ligados a su servicio sanitario repercuten en las donaciones. Debemos ser sensibles ante estos actos pues cualquiera de nosotros un día inesperado podemos vernos con la necesidad de recibir una donación de cualquier índole.

El llamado "Tráfico de Órganos", es una práctica criminal organizada, destinada a proveer de órganos a los ricos consiguiéndolos a partir de personas pobres. En EEUU y Europa está prohibida su venta, pero no se me escapa que es un negocio de vida o muerte.
Mafias se lucran( secuestrando a gente y haciéndoles desaparecer), y particulares llegan a ofrecerlos incluso por internet.
La desesperación por seguir viviendo alimenta el aterrador negocio del tráfico clandestino de órganos humanos en el mundo, una actividad que no conoce fronteras ni límites.Existen pruebas de que en China se extraen habitualmente órganos a los presos condenados a muerte, con o sin su consentimiento. Otros países ( dedicados a este mercado negro con niños de la calle, materia prima humana) realizan también estas aberraciones y deben ser denunciados. Esta actividad delictiva debe ser perseguida y condenada.

Porque ¿cómo se adjudican los órganos y tejidos donados a los diferentes receptores que los necesitan? Se supone que mediante criterios clínicos y geográficos establecidos por normas nacionales que garantizan la más absoluta transparencia de todo el proceso.
No obstante, es muy preocupante comprobar que el vil metal está presente en todas las parcelas de esta vida, y aquí también. Espero que no se les ocurra dotar un precio por órgano, y que no se pueda mercantilizar legalmente con esto.
Debe existir un debate mundial de ética médica que exija la necesidad de establecer un marco legal más amplio que tome en cuenta factores como la pobreza, las largas listas de espera, el mercado negro de órganos y el turismo de trasplante .

Comparte estos retales