viernes, 20 de febrero de 2009

PSICOPATÍA TELEVISIVA

La cultura en la que estamos imbuidos es un re
flejo de la mediocridad en la que nos vemos anclados.
Los medios de comunicación hacen una politización programada de violencia, en especial la abominable TV, que en aras de su derecho de libertad de expresión se escuda, y parece que todo vale, dando sensacionalismo y telebasura, virtiendo sus neuras en pro a una deliciosa y tirana audiencia , a costa de morbo, y mucho desatino, que se la sopla, y que cae sobre una masa que está por formar y que puede descomponer estratos sociales, sobre todo clases bajas, que con entornos desestructurados son más proclives a sucesos límites.
Los shares son los que mandan y si hay que poner vísceras se pone, y se pasan el código deontológico por el forro.
El canto de la sirena nos amodorra, nos absorbe, nos seda, nos conforma, nos niega, nos anula.
La propaganda, la nula creatividad, la nimiedad, la estupidez en grado sumo, la falta de escrúpulos y de ética es inminente peligro.
Estamos en una sociedad decadente, un ocaso, donde los valores se perdieron por el camino. El conocimiento se inhibió.
Hay un mensaje oficial( ¿hacía dónde nos dirigen?), otro subliminar( hacer esto o aquello, consumir más y más) .¿Qué pretenden?
Nada es por casualidad.
En tan sólo 10 años ha cambiado mucho: falta de respeto, el engaño, abuso sistemático.
Nos convierten en seres apáticos, maleables a su antojo. Somos marionetas en un mundo carente de esencia, ajenos de la moralidad, falto educativo. Hay una crisis juvenil muy seria, que no ha visto la disciplina y campea por territorios soberbios y de superioridad que no se ajustan a la realidad y que puede, como en casos recientes, cometer desaparición y muerte, como el caso de la joven Marta del Castillo, dar buena cuenta de lo que se está creando. ¡Monstruos, asesinos, desequilibrados serios!
Necesitamos recordar quienes fuimos. Reconocernos y recobrar el coraje, capaz de presentar batalla a toda esa bazofia, que nos amalgama en un todo desinformado, vacío, artificial.
No podemos ser felices, no nos dejan serlo. Las pulgas depresivas de otros las pasan en sus noticias, realitys, películas violentas, etc. Más crímenes, delincuencia, ¿qué está ocurriendo?
Auténticos psicópatas al frente de ese poder, controla las emociones anulando lo bueno de las personas. Seamos capaces de mandos caídos.
Cúanto más adelantaríamos.

No hay comentarios:

Comparte estos retales